Artículo 1939 Código Civil Título XVIII: De la prescripción, Capítulo I: Disposiciones generales

En este artículo se aborda el tema de la prescripción, un principio legal que regula y establece los términos y condiciones bajo los cuales una persona puede adquirir un derecho por el paso del tiempo. Esta figura jurídica se regula en el Título XVIII del Código Civil Español de 1939, el cual establece las disposiciones generales que rigen la prescripción en España. En el presente artículo se discutirán los principales aspectos de este principio legal, así como su importancia en el derecho español.

Cuándo prescriben las acciones reales sobre bienes inmuebles

El artículo 1939 del Código Civil Español trata sobre la prescripción de las acciones reales sobre bienes inmuebles. Según este artículo, el plazo de prescripción para estas acciones es de treinta años y comienza a contar desde el día en que el derecho real se extinguió o se produjo el hecho que le dio origen.

Te puede interesar también:Código Civil Español, Libro I Artículo 1: Concepto de persona

Una vez transcurrido el plazo de treinta años, el derecho real cesó y no se puede ejercer ninguna acción para recuperar el bien inmueble. Esta regla se aplica a todos los casos sean de posesión, usufructo, uso, habitación, servidumbres y cualquier otro derecho real sobre bienes inmuebles.

Es importante recordar que el plazo de prescripción no se interrumpe por el mutuo acuerdo entre las partes. Por lo tanto, si se desea evitar el cese del derecho real, es necesario que se presente una demanda judicial dentro del plazo de treinta años estipulado por el artículo 1939 del Código Civil Español.

Qué es la suspensión de la prescripción

La suspensión de la prescripción en el Código Civil Español se refiere a la interrupción de los efectos de la prescripción en caso de alguna causa específica. El Artículo 1939 del Código Civil Español establece que la interrupción de los efectos de la prescripción se produce cuando se inicia un procedimiento judicial en el que se reclame el cumplimiento de una obligación, el ejercicio de un derecho o la reparación de un daño.

Te puede interesar también:Código Civil Español, Libro I Artículo 2: Derecho a la integridad personal

Esto significa que, mientras dure el proceso judicial, los efectos de la prescripción se suspenden y, en caso de éxito del proceso, el derecho o la obligación se mantendrá vigente hasta su cumplimiento.

De esta manera, la suspensión de la prescripción garantiza que un derecho no se extinga y que una obligación no prescriba antes de que se resuelva la disputa judicial. Esto protege los derechos de los litigantes, ya que les permite recibir una justicia oportuna sin que se vean afectados por los límites de la prescripción.

Qué dice el artículo 1546 del Código Civil

El Artículo 1546 del Código Civil Español establece que el derecho de prescripción adquisitiva tiene una duración de tres años. Esta norma se aplica a aquellos bienes inmuebles, mobiliarios o derechos de los que una persona adquiera el dominio o la posesión. Esta regla se aplica también a aquellos bienes que estén en litigio.

Te puede interesar también:Código Civil Español, Libro I Artículo 3: Presunción de identidad

La prescripción adquisitiva se aplica a aquellas situaciones en las que una persona adquiera el dominio o la posesión de un bien, sin contar con el permiso previo del dueño legítimo. Esta norma establece que el titular de los derechos de propiedad puede recuperar el bien en cuestión siempre y cuando lo reclame antes de transcurridos los tres años desde que se produjo la adquisición.

Este artículo forma parte del Título XVIII del Código Civil Español: De la prescripción. El artículo 1939 de este título establece que los plazos de prescripción son interrumpibles, lo que significa que cuando una persona intenta recuperar un bien, el plazo de prescripción se interrumpe y vuelve a comenzar a contar desde el momento en el que se produce la interrupción. Esto quiere decir que si una persona interrumpe el plazo de prescripción, tendrá que volver a contar los tres años desde el momento de la interrupción.

En conclusión, el Artículo 1939 del Código Civil español establece que los derechos y obligaciones prescriben a los 20 años de la última acción que los confirme o reivindique. Esto significa que, a los 20 años, el deudor deja de estar obligado a pagar la deuda y el acreedor deja de tener derecho a reclamarla. Por ejemplo, si alguien posee una propiedad desde hace más de 20 años, entonces, esa persona es legalmente el propietario de la propiedad y nadie puede reclamar su posesión. Por lo tanto, este artículo es importante para la protección de los derechos de propiedad.

Te puede interesar también:Código Civil Español, Libro I Artículo 4: Personas naturales

Deja un comentario

Contacta con nosotros

Asesores y consultores asociados 2014 SL
Cardenal Albornoz 2-3I
Huelva

Av. Juan Gómez Juanito, 6, 3º Izda 29640, Fuengirola, Málaga
lunes, martes, miércoles, jueves, viernes, sábado, domingo09:00 – 17:00