Artículo 1920 (Derogado) Código Civil Título XVII: De la concurrencia y prelación de créditos, Capítulo I: Disposiciones generales

En el presente artículo, nos ocuparemos de uno de los aspectos más importantes de la legislación española: el Código Civil Título XVII, de la concurrencia y prelación de créditos, Capítulo I: Disposiciones generales. En este apartado encontramos el artículo 1920, que fue derogado el año 2015, pero que aún es relevante para entender cómo funcionan las leyes españolas. En este artículo, veremos la explicación de los conceptos básicos de este título y su aplicación a la hora de establecer una relación entre acreedores y deudores.

Qué es la concurrencia y prelación de los créditos

La concurrencia y prelación de créditos son disposiciones especiales del Código Civil español que regulan cómo se debe satisfacer a los acreedores en caso de que un deudor no tenga los recursos suficientes para pagar a todos sus acreedores. Estas disposiciones se encuentran en el Artículo 1920 (Derogado) del Código Civil, Título XVII: De la concurrencia y prelación de créditos, Capítulo I: Disposiciones generales.

Te puede interesar también:Artículo 1921  Código Civil Título XVII: De la concurrencia y prelación de créditos, Capítulo II: De la clasificación de créditosArtículo 1921 Código Civil Título XVII: De la concurrencia y prelación de créditos, Capítulo II: De la clasificación de créditos

El Artículo 1920 establece que los acreedores se dividen en dos grupos: los privilegiados y los ordinarios. Los acreedores privilegiados son aquellos a quienes se les garantiza el pago de sus deudas antes que a los demás acreedores, aunque el deudor no tenga suficientes recursos para pagar a todos. Estos acreedores privilegiados incluyen los acreedores hipotecarios, los acreedores trabajadores, los acreedores por alimentos y los acreedores por impuestos, entre otros.

En segundo lugar, en caso de que el deudor no tenga suficientes recursos para pagar a todos sus acreedores, los acreedores ordinarios son aquellos cuyas deudas se satisfacen de acuerdo con una prelación establecida por el Código Civil. Esta prelación es la siguiente: primero se pagan los acreedores hipotecarios, luego los acreedores trabajadores, luego los acreedores por alimentos y por último los acreedores por impuestos. Esto significa que los acreedores ordinarios solo recibirán el pago de sus deudas después de que todos los acreedores privilegiados hayan sido pagados.

En resumen, la concurrencia y prelación de créditos son disposiciones del Código Civil español que regulan cómo se deben satisfacer los créditos de un deudor cuando no hay suficientes recursos para pagar a todos los acreedores. El Artículo 1920 (Derogado) establece que los acreedores se dividen en los privilegiados y los ordinarios, y que los acreedores ordinarios solo recibirán el pago de sus deudas después de que todos los acreedores privilegiados hayan sido pagados.

Te puede interesar también:Artículo 1922  Código Civil Título XVII: De la concurrencia y prelación de créditos, Capítulo II: De la clasificación de créditosArtículo 1922 Código Civil Título XVII: De la concurrencia y prelación de créditos, Capítulo II: De la clasificación de créditos

Cómo es el sistema de prelación de créditos del código civil colombiano

El Artículo 1920 (derogado) del Código Civil Español establece un sistema de prelación de créditos para la protección de los acreedores cuando un deudor no tiene suficientes bienes para satisfacer a todos sus acreedores. De acuerdo con el artículo, los créditos prelación se ordenan según su antigüedad, es decir, los créditos más antiguos tendrán prioridad sobre los créditos más recientes.

Además, el artículo establece que los créditos privilegiados tendrán prioridad sobre los créditos comunes. Los créditos privilegiados son aquellos que se encuentran protegidos por la ley, como los créditos tributarios, los créditos laborales y los créditos hipotecarios. Estos tienen prioridad sobre los créditos comunes, como los créditos comerciales y los créditos debidos por deudas de consumo.

Por último, el artículo establece que los créditos garantizados tienen prioridad sobre los créditos no garantizados. Los créditos garantizados son aquellos que se encuentran respaldados por una garantía, como una hipoteca o una prenda. Estos tienen prioridad sobre los créditos no garantizados, que no están respaldados por ninguna garantía.

Te puede interesar también:Artículo 1923  Código Civil Título XVII: De la concurrencia y prelación de créditos, Capítulo II: De la clasificación de créditosArtículo 1923 Código Civil Título XVII: De la concurrencia y prelación de créditos, Capítulo II: De la clasificación de créditos

En conclusión, el sistema de prelación de créditos del Código Civil Español protege a los acreedores al otorgarles una prioridad en la recuperación de sus créditos. Esto significa que los créditos más antiguos tendrán prioridad sobre los créditos más recientes, los créditos privilegiados tendrán prioridad sobre los créditos comunes y los créditos garantizados tendrán prioridad sobre los créditos no garantizados.

Qué es la prelación de los créditos fiscales

La prelación de los créditos fiscales es una disposición general establecida por el artículo 1920 (derogado) del Código Civil español. Esta disposición establece que los créditos fiscales tienen prioridad sobre los demás créditos en el cobro de los bienes del deudor. Esto significa que los créditos fiscales deben ser pagados primero antes de que los demás créditos sean pagados.

Esta disposición se aplica a todos los deudores, ya sean personas físicas o jurídicas, y se refiere a los créditos fiscales, como los impuestos, cotizaciones sociales, contribuciones especiales y otros tributos. Estos créditos tienen prioridad sobre los créditos de los acreedores particulares, tanto si son prendarios o hipotecarios, salvo que la ley establezca lo contrario.

Te puede interesar también:Artículo 1924  Código Civil Título XVII: De la concurrencia y prelación de créditos, Capítulo II: De la clasificación de créditosArtículo 1924 Código Civil Título XVII: De la concurrencia y prelación de créditos, Capítulo II: De la clasificación de créditos

La prelación de los créditos fiscales es algo que hay que tener en cuenta a la hora de establecer un acuerdo con un acreedor, ya que los créditos fiscales tendrán prioridad sobre los demás créditos. Por lo tanto, es importante estar al tanto de los créditos fiscales y de los términos de la ley para evitar incurrir en cualquier coste adicional.

En conclusión, el artículo 1920 (derogado) del Código Civil español establece la prelación de créditos en caso de que surja una situación de concurrencia de acreedores. Esto se aplica tanto a situaciones en las que hay créditos ordinarios como especiales, donde los segundos tendrán prioridad sobre los primeros. Por lo tanto, un abogado debe estar al tanto de los dispositivos legales y normativos necesarios para conocer y garantizar las obligaciones de sus clientes. Por ejemplo, en el caso de hipotecas, los bancos tienen prioridad sobre los acreedores personales.

Te puede interesar también:Artículo 1925  Código Civil Título XVII: De la concurrencia y prelación de créditos, Capítulo II: De la clasificación de créditosArtículo 1925 Código Civil Título XVII: De la concurrencia y prelación de créditos, Capítulo II: De la clasificación de créditos

Deja un comentario

Contacta con nosotros

Asesores y consultores asociados 2014 SL
Cardenal Albornoz 2-3I
Huelva

Av. Juan Gómez Juanito, 6, 3º Izda 29640, Fuengirola, Málaga
lunes, martes, miércoles, jueves, viernes, sábado, domingo09:00 – 17:00